Seguidores

viernes, 12 de febrero de 2016

Ellas


Se me caía el alma al suelo ayer cuando veía a una Esperanza Aguirre desolada, a punto del llanto. diciendo que no le consta que hubiera financiación ilegal del PP madrileño. O cuando pienso en la imagen de Rita Barberá asomando media jeta entre las cortinas de una de las ventanas de su casa, temerosa ante el futuro que le aguarda. ¿Dónde está esa soberbia marca de la casa que hizo que mucha gente, demasiada, viera virtudes donde otros solo veíamos carencias? La falta de arrogancia en sus últimas comparecencias públicas significa que ya han empezado a interiorizar que la fiesta se acaba. Ahora tienen que asumir que están a dos telediarios de ser consideradas dos apestadas. Ahora me dan pena. Soy un sentimental...

Me ha venido a la memoria un artículo de Almudena Grandes en el que le recordaba a Pablo Iglesias que sus perspectivas mejorarían mucho "si recordara más a menudo que el arma secreta de los soberbios es la humildad". Espero que lo tenga en cuenta.

jueves, 11 de febrero de 2016

Mala suerte


Ayer, la tarde empezó con la noticia de la puesta en libertad de los dos titiriteros detenidos el viernes en Madrid. La alarma generada por la salida de prisión de estos peligrosos delincuentes, a los que se sigue acusando, entre otros delitos, de enaltecimiento del terrorismo, tuvo una rápida y tranquilizadora respuesta por parte del juez: "Se les ha incautado todo el material teatral por lo que es escaso el riesgo de reiteración delictiva". Soy consciente de que más de la mitad de los habitantes de la tierra viven, malviven, en condiciones infrahumanas. Pero también es mala suerte que perteneciendo a la otra mitad me haya tocado España. La vida es una tómbola.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Locura


Hace un tiempo escribí que el problema de Madrid tiene que estar en el agua, contaminada por algún loco tipo Fu Manchú que pretende que el mundo se vaya al garete. El escándalo con los titiriteros, o el anterior con los trajes de los reyes magos en la última cabagalta, solo se entiende porque ha ocurrido en Madrid. Es impensable una crispación semejante en otro lugar. Por eso no debe extrañarnos que el espectáculo de títeres que ha provocado allí un cataclismo político  se estrenara sin ninguna repercusión en Granada, una ciudad por cierto gobernada por el PP. Fuera de Madrid, los hechos intrascendentes como los citados no generan ningún escándalo y  menos aún controversia política. Para entendernos, Madrid es el infierno. Desde fuera, lo que allí ocurre lo vemos, y lo vivimos, como una pesadilla absurda protagonizada por algunos de los villanos más detestables que uno pueda imaginarse. Hombres y mujeres diabólicos que han hecho de la mentira y la difamación un modo de vida con el único objetivo de perpetuar unos privilegios heredados del pasada más oscuro. Después de darle algunas vueltas, creo que el problema de Madrid no está en el agua. El problema es que Franco murió en la cama. Y eso se paga.

Quinto día de prisión incondicional y sin fianza para dos personas por representar una obra de teatro. En 2016. En España. Vergúenza infinita.

martes, 9 de febrero de 2016

Titiriteros


Unos jóvenes introducen en su furgoneta los utensilios necesarios para realizar su trabajo, un pequeño escenario, unas marionetas y demás cachivaches imprescindibles para una modesta representación de títeres. Se preparan para realizar un viaje de 420 kilómetros desde su localidad a Caracas, ciudad donde han sido contratados para representar su nuevo espectáculo en carnavales. Llegan a la capital de Venezuela, montan el espectáculo y comienza la representación de la obra. Por un error de programación, y una pésima campaña de comunicación, la obra se presenta ante un público infantil, a pesar de que en la página web de la compañía se especifica que se trata de un espectáculo para adultos, una obra satírica sobre los tejemanejes de políticos y jueces afines al régimen. La docena de niños allí presentes se sorprenden ante lo que ven y la media docena de adultos se indignan porque son muy de indignarse. Desenlace, los titiriteros acaban en prisión, incondicional y sin fianza, acusados de lo que se acuse por aquellas tierras a los que piensan diferente, que tampoco soy yo ningún experto en política internacional ni en dictaduras comeniños. ¿Se imaginan el escándalo que se hubiera producido ante semejante atropello a la libertad de expresión? Las portadas de El Mundo, La Razón y el ABC echarían humo, las televisones y las radios hablarían del sadismo de la dictadura bolivariana y Felipe González avisaría de que lo que ocurre en aquel país hermano es lo que algunos quieren imponernos aquí. Os informo que he decidido iniciar un proceso de desanexión personal de España. Yo me piro...

lunes, 8 de febrero de 2016

Buñueliano


A Luis Buñuel le hubiera encantado la historia de unos titiriteros anarquistas que en un auditorio repleto de niños y de padres bienpensantes escenifican una obra que llama a subvertir los valores morales en los que se sustenta la sociedad judeo-cristiana. Y ya puesto, la historia termina con una arenga de los cómicos incitando a los infantes al asesinato de sus progenitores como única posibilidad de salvación. Y todos follando, que el sexo nunca estropea un buen sueño surrealista. Aunque a Buñuel también le hubiera divertido la realidad, esa España incapaz de romper con su pasado negro e inquisitorial, con sus curas y su gente de orden, ahora también llamados liberales, siempre predispuestos al escándalo. Y una petición, ya que se ha empezado con los titiriteros, espero y confio en que los mimos no se vayan de rositas. Es el momento...

viernes, 5 de febrero de 2016

La crítica


En las redes sociales tiran con bala. La gente cuando se pone se pone y saca a relucir una mala leche que me río yo de la soberbia intelectual de Pablo Iglesias. O la de Tarantino, otro que se las trae.. Y se saben todas las descalificaciones quie existen y alguna más. Recuerdo que en mis primeros pasos por facebook no salía de mi asombro, sobre todo con las opiniones sobre cine. Lo primero con lo que me encontré fue que uno de mis amigos era una de las personas más insultadas del país, también de las más elogiadas por otros, por el simple hecho de hacer películas. Parecía un campeonato para ver quién ganaba el título de insultador del día, de cualquier día. En una de aquellas críticas a mi colega se le descalificaba porque "besa a sus amigos cuando se encuentra con ellos". No he conseguido olvidarlo. Un tipo lo había visto y lo comentaba sin ningún rubor. Y a todo dios le parecía un argumento descalificador irrebatible. Con facebook descubrí la existencia de gente con la que no me había cruzado hasta entonces en la vida. Vívía en un nube. Más o menos como Francois Truffaut cuando escribió: "El crítico debería ser, en general, el intermediario entre el autor y el público, explicando al segundo las intenciones del primero, dando a conocer al primero las reacciones del segundo, ayudando a uno y a otro a ver más claro". Panoli...

jueves, 4 de febrero de 2016

Pacto


Creía que lo de Pedro Sánchez era un brindis al sol. Hasta ayer. Va a pactar con Podemos, con IU, con el PNV, los independentistas catalanes y con Bildu. Y con Donald Trump si fuera necesario. ¿Todo con tal de que un partido corrupto como el PP no gobierne? No, todo con tal de librarse de especimenes como José Luis Corcuera, el exministro que ayer dijo en un programa de televisón que si su partdio pactaba con Podemos dejaría de militar en el PSOE. Pedro Sánchez sabe que es el protagonista de un momento histórico, que igual no se presenta una oportunidad igual en la vida. No la puede dejar pasar...