Seguidores

martes, 1 de septiembre de 2015

De hoteles


Escapando del ruido del recinto festivo he frecuentado todo tipo de garitos, desde bares veganos hasta los salones de los hoteles más glamurosos. En uno de los primeros, mientras me tomaba un bloddy mary de broma, me enteré que en El desfile de la ballena, uno de los actos más populares de la Aste Nagusia, participan unos patos que acaban muy estresados. Me gustó para explicar cómo me siento durante los nueve días festivos, "como pato estresado". Lo de "ir de hoteles" es sin duda una de las experiencias más heavis que uno puede vivir durante la Aste Nagusia, un viaje al lado oscuro solo recomendable para gente curtida. ¿Quién sustituirá en estos jolgorios a todos esos carcamales cuando hayan muerto? ¿Hay cantera? 

lunes, 31 de agosto de 2015

Gora Marijaia!


Me imagino el infierno como una Aste Nagusia sin fin, una mezcla mareante de olores, ruidos y calor humano. A los que se les ocurrió este invento deberían entregarse y pedir perdón por el daño causado. Tienen el atenuante de que lo hicieron con buena intención, pero también el agravante de que a nadie se le ha ocurrido rectificar. Salgo de casa y lo primero que me encuentro es a un grupo de hombres sudorosos tocando los tambores con una furia como si quisieran comunicarse con sus familiares que viven a miles de kilómetros. Justo al lado, en un pequeño escenario, un grupo de mozalbetes de estética punk intenta con éxito ser los más ruidosos, mientras a diez metros unos chavales juegan al ajedrez al lado de unos altavoces donde retumba un clásico de Nino Bravo, Camilo Sexto o el himno del Athletic. En una txozna contigua se celebra una clase multitudinaria de aerobic donde -¡qué risas!- la monitora es un hombre disfrazado de mujer. Todo ello sin moverme 100 metros de mi portal. Y con ese olor intenso y penetrante de las fiestas populares.  Gora Marijaia!

martes, 25 de agosto de 2015

Aste Nagusia


Después de tres días de Aste Nagusia podemos afirmar que todo marcha según lo previsto. Cuando termina el chunda chunda de las txoznas y los bares, a eso de las 7 de la mañana, empieza el jolgorio de las obras de la estación de San Nicolás. Con una precisión milimétrica, no dando ni un minuto tregua, no vaya a ser que los vecinos se crean que tienen derecho al descanso. No sé, a alguien del ayuntamiento se le podía haber ocurrido que durante las fiestas mejor tomarse un descanso con las obras del metro. No hay vida inteligente entre nuestros responsables municipales o solo me lo parece a mi, que soy un maniático. Para el año que viene propongo que se incluya en el programa festivo, entre una actuación de Javier de los Pecos y otra de Bertin Osborne y Arévalo, el lanzamiento de un vecino, o vecina, que no se diga, desde el campanario de la iglesia de San Nicolás. Que risas íbamos a hacer...

martes, 18 de agosto de 2015

La txozna infernal


El otro día os hablé de la Aste Nagusia, las fiestas de Bilbao, que comienzan el próximo sábado. Comenté que estaban montando una txozna delante de casa y que durante una semana me esperaba buena, por decir algo. Cuando dije al lado de casa me refería pegada a mi casa. Este bonito dibujo de El Aventurero realizado ayer refleja de manera exacta lo que os digo. Angustia. 

lunes, 17 de agosto de 2015

En el ambulatorio


No sé si hablar de lo borrega que es una parte de la afición del Athletic o de la medicina tradicional. Sí, mejor de lo segundo que es menos polémico. La medicina tradicional, lo de ir al ambulatorio a que te den pastillas y esas cosas, sirve si no te pasa nada o estás jodido de verdad. Si tienes un problema físico no grave pero que te impide vivir con normalidad mejor que te olvides, que no va con ellos. Llevo todo el verano con un dolor de cuello que me impide sacar el hombre alegre que llevo dentro. Decido ir al médico y me dice que pocos remedios existen para mi problema. Ni me pregunta dónde trabajo, igual es importante que me paso 7 horas todos los días delante de un ordenador, ni si las molestias que siento me impiden trabajar, nada de nada. "Toma diez días estas pastillas que te voy a recetar y vuelves si no mejoras", me dice. Le contesto que llevo tomándolas desde principios de julio y me responde con absoluta normalidad "pues en vez de una al día, toma dos". Hala, a tomar por culo y no seas llorica que no te vas a morir. Y no molestes. Al final, un fisioterapeuta en dos sesiones bien remuneradas ha conseguido que vuelva a sonreír. No todo el rato, por supuesto. Lo que me pregunto es qué le impide a un médico recomendar a un paciente con dolores musculares que acuda al fisioterapeuta en vez de abotargarle a pastillas. 

domingo, 16 de agosto de 2015

Respetabilidad


Cuando el ministro del Interior dice que ha recibido a Rato porque éste se siente amenazado por twiter me dan ganas de hacer la maleta y pillar el primer avión, me da igual el destino. Y es que parece ser que el señor Rato, ante todo educación, quiere seguir gozando de una seguridad pagada por todos los contribuyentes, con coche oficial y chófer incluido. "Es que fue vicepresidente del gobierno", dicen sin sonrojarse. Estos no pagan de su bolsillo ni el tabaco. ¿A cuántos seguiremos sugragando sus vicios por los siglos de los siglos? Aquí no es que tenga que llegar Podemos al gobierno y poner fin a tanto desfase, aquí lo que hay que hacer es cogerles del cuello a todos estos maleantes y recluirlos en una comunidad autónoma, por ejemplo Cantabria infinita, y que se roben la cartera entre ellos.Vale, a los cántabros que quieran salir se les daría acogida en Asturias y en el País Vasco. Y no sigo que me pierdo...

Ayer sentí una gran pena al enterarme de la muerte de Rafael Chirbes, una sensación parecida a la que viví al conocer el fallecimiento de Javier Krahe. Personas decentes y respetables.

viernes, 14 de agosto de 2015

Viejuno


Aunque sigo vistiendo como un chaval, empiezo a asumir con normalidad las tareas propias de mi edad, signos evidentes de que el deterioro es irreversible: cuido de mis plantas, hago crucigramas y reniego de varias de mis pasiones juveniles. La Aste Nagusia, las fiestas de Bilbao, por ejemplo. Veo desde mi balcón, "desde mi ventanita florida", que diría una escritora de novelas rosas de la posguerra, como han empezado a montar las txoznas en el Arenal y me entra una mala ostia... Las mismas canciones de mierda de siempre, gente disfrazada sin ningún criterio, algún día hablaré de los que lo hacen con criterio, que ésos si que son gentuza, y el asfalto pringoso y pegajoso por la mezcla de kalimotxo y cerveza con litros de meadas populares... por no hablar de los sobrevalorados y aburridos fuegos artificiales. Estoy convencido de que si cobraran un euro la entrada para verlos no iría ni dios. O sí, yo qué sé... Os dejo que mis plantas necesitan mimos.