Seguidores

lunes, 22 de diciembre de 2014

Honestidad brutal


Vivir al margen del sistema es posible si tienes las agallas de atreverte. En el mundo de la creación es posible encontrar aun a personas dispuestas a no vender su alma al diablo, sabedores de que solo desde la independencia se puede trabajar sin traicionarse. Por medio de un amigo común conocí a una de estas raras avis, el cantante y cineasta Luis Vil, uno de esos creadores insobornables, francotiradores siempre a contracorriente. Por las redes sociales sé de sus conciertos y de que está a punto de terminar su primer largometraje, "Escisión". Luis Vil, un tipo íntegro. Una rareza.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Está reunido


"¿Qué cojones te pasa?", me preguntaron ayer unos amigos, entre preocupados y hartos. Es que últimamente ando un poco alterado. Necesito descansar. Y es que la gente es muy pesada. En la oficina, cada día, recibo decenas de llamadas de gente con la que no me apetece hablar. Algunos parece que todavía no se han enterado que existe el correo electrónico e insisten, incluso algunos pretenden que nos veamos personalmente. La mayoría quieren dinero, aunque sean cuatro perras. Y da igual que les digas que no o que a cada una de sus llamadas les respondan con un "está reunido". Pero alma de cántaro, con quién voy a estar reunido, ¿con Obama? No se dan por aludidos, por un oído les entra y por el otro les sale. Parece que llevan toda la vida pegándose de cabezazos contra la pared y son indestructibles. Mañana, de nuevo, la misma cantinela y así durante todo el año. ¿Que qué me pasa?, ¿que qué me pasa?...

viernes, 19 de diciembre de 2014

No future


No digo nada que no sepáis si afirmo que el mundo es un disparate. No hace falta ver la televisión o navegar por internet, solo hay que socializarse un poco y confraternizar con los familiares, los amigos, los compañeros de trabajo o con los vecinos de la comunidad. Ahí ya se ve que hay una tara, no hace falta ir más lejos. Ayer, mientras paseaba tranquilamente por la Gran Vía, me quedé petrificado ante un cartel que anunciaba una película infantil. El reclamo principal que aparece en el citado poster no deja lugar a dudas sobre la inminencia del fin del mundo: "Con las voces de Alaska y Mario Vaquerizo". No future. Yo os aviso...

jueves, 18 de diciembre de 2014

Woody


La última película de Woody Allen me ha dejado una sensación extraña. Me parecía estar viendo el boceto de una película, una historia y unos personajes a medio hacer, un ensayo general que prometía. Reconozco que salí más contento de lo que entré y sonrío cada vez que pienso en el personaje que interpreta Colin Firth. Creo que le pedimos a Woody más de lo que ya puede dar. Habrá que conformarse con películas sencillas -que no simples- y asumir que se ha hecho mayor, el 1 de diciembre cumplió 79 años. Y que conste que no encuentro en la cartelera una película mejor que "Magia a la luz de la luna". ¡Cuánto vamos a añorar a Woody! 

miércoles, 17 de diciembre de 2014

La frase del año


Cuando se acaba un año intento recordar cuál ha sido la frase que más impacto me ha causado. No recurro a hemerotecas, ni hago esfuerzos extras, tiene que ser la que surja primero, de forma espontánea. Suele ser la que más huella me ha dejado. Compruebo que en 2015 ha sido "Esa cadera no se rompió en una noche". La dijo Joaquín Reyes mientras imitaba a El pequeño Nicolás. Se refería a la cadera del anterior monarca, Juan Carlos I, y a la sospecha de que Nicolás sea hijo ilegítimo suyo. Si esperabais una frase de Stephen Hawking o de Jurgen Habermas está claro que sois más tontos que el difunto idiota. Aquí hay nivel.

martes, 16 de diciembre de 2014

Podemos


Llevo 22 años en la misma empresa y por fin he conseguido uno de mis objetivos: que a nadie se le ocurra plantear una posible comida en Navidad. Hace muchos años que no la celebramos, pero siempre hay algún malnacido que lo propone. Este año nadie ha tenido el valor de hacerlo. Y es que cualquier día iba a pasar algo. Cuesta, pero al final la sensatez se acaba imponiendo. Es un trabajo arduo, a veces en soledad, y que puede llevar años, pero merece la pena. Todo sea por no aguantar al jefe o al clásico enrollado que se viene arriba en estas fechas tan señaladas. Tú también puedes conseguirlo. Podemos.

lunes, 15 de diciembre de 2014

El grito sordo


He estado en Madrid pasando el fin de semana y he aprovechado para ir a ver a Ignatius Farray. Ya sabéis que he pasado de cambiar de canal en cuanto aparecía a caer rendido a sus pies. Una transformación tan radical ha sido posible gracias a la serie "El fin de la comedia". En directo el resultado es aún más trasgresor y provocador que en sus apariciones televisivas. Un espectáculo muy recomendable si piensas que otro mundo no es posible. Como anécdota, contaros que Ignatius se refirió a mi como el padre de la persona que estaba a mi derecha. Por supuesto, era mi pareja. Siempre haciendo daño.

Estuve con Irune, uno de mis sobrinos y su mujer. Se refería a nosotros como "la familia de Bilbao". Muy fuerte.