Seguidores

viernes, 20 de octubre de 2017

The end


Se veía venir. Lo que empieza mal solo puede empeorar. Esta mañana, los clientes del bar en el que tomo el café antes de ir a trabajar hemos entrado en shock. Nos mirábamos unos a otros sin dar crédito a lo que estábamos viendo. Una pareja se ha dado la mano al borde del llanto y a unos currelas casi se les atraganta la mistela de las mañanas. Una madre ha tapado los ojos a su hijo, un chaval de apenas 10 años, y a la camarera se le ha caído el café que acababa de preparar. En la televisión del local estaba puesto el informativo matinal de Antena 3. Mientras la locutora nos contaba una noticia trascendental sobre chavales que quedan por las redes sociales para pelearse, en la parte de abajo del televisor ha aparecido sobreimpresionada una noticia de última hora: "Pitingo cancela su concierto en Barcelona por la situación política en Cataluña". The end.

"El periodismo consiste esencialmente en decir "lord Jones ha muerto" a gente que no sabía que lord Jones estaba vivo". Gilbert Keith Chesterton

jueves, 19 de octubre de 2017

Yo también


Una de mis series favoritas de este año ha sido "Principal sospechoso 1973", la precuela de una popular serie inglesa que protagonizó Helen Mirren durante varias temporadas. La principal novedad del original, los primeros capítulos son de 1991, estaba en que el protagonismo recaía en una mujer, inspectora de policía, algo inusual en aquellos años. En la precuela se narran las dificultades que tuvo la inspectora Tennison en sus comienzos como becaria en una comisaría de Londres, en el año 1973, relegada por su condición de mujer a un rol secundario, en un ambiente asfixiante para la joven aspirante a policía, ninguneada, y en ocasiones acosada, por sus compañeros hombres. La nueva serie nos cuenta su lucha por hacerse respetar en un estamento tan conservador como la policía inglesa. Machismo sin caretas. Nada que no esperemos, aunque la realidad es que en aquellos años el machismo en estado puro era la cruda realidad, independientemente de países e ideologías. En un ambiente opuesto, el mundo intelectual y de izquierdas durante las revueltas de mayo del 68 en París, el que refleja la película "Mal genio", la mujer sigue siendo un cero a la izquierda, un objeto decorativo que acompaña al héroe. En algunos de los comportamientos machistas del protagonista, el cineasta Jean Luc Godard, me he visto reflejado, actos reprobables que formaron parte también de mi juventud y más allá. Yo también, a pesar de mi condición de progre, fui un machista, un controlador, algo que con la edad he ido puliendo hasta llegar al hombre actual, ese que bastante tiene con controlar su vejiga. Sí, yo también...

"Cualquier mujer que aspire a comportarse como un hombre seguro que carece de ambición". Dorothy Parker

miércoles, 18 de octubre de 2017

El amigo


Tengo un amigo que quiere comprar un piso y la semana pasada le acompañé a ver uno que le interesaba. Fuimos con un chica de una inmobiliaria, muy simpática y atenta, y en el piso nos esperaba el propietario. Nos pasamos en aquella casa de 75 metros cuadrados casi una hora, una eternidad, tiempo que mi amigo utilizó para rastrear la casa en plan CSI, mientras no paraba de bombardear a preguntas a los vendedores. Solo le faltó cagar en el baño para ver si funcionaba bien la cisterna. Al final, nos fuimos de la casa camino de la inmobiliaria con mi amigo entusiasmado con lo que había visto, aunque necesitaba conocer la opinión de su hermana, por lo que quedó para otra visita varios días después. Yo sabía que esa nueva visita no se iba a producir y es que mi amigo es un neurótico de manual y que lo que en el aquel momento le pareció una bandera en unas horas le iba a parecer un trapo. Y así fue. Al día siguiente volvió a la inmobiliaria para decirle a la chica que no le interesaba el piso, un cambio drástico de parecer que, como es lógico, sorprendió a la vendedora. Lo que quiero destacar es la elegancia de la chica para ponerle en su sitio. En vez de decirle que era un cantamañanas y más tonto que un zapato, le preguntó que qué opinaba su amigo del cambio de opinión, es decir yo, una persona que le había impresionado por su elegancia, que desde el principio le había parecido especial. con una mirada limpia, que transmitía mucha verdad, y que, al contrario que él, demostró durante la visita que sabía escuchar. Vuelve el hombre...

"Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos y se esperan a oír la contestación". Ed Cunningham

martes, 17 de octubre de 2017

El espíritu de Ermua II


La hoja de ruta de Mariano sigue su curso. Es la hora de la humillación y ya estamos a un paso de la victoria. Unas ilegalizaciones por sedición y a arrebatar el poder e esos insensatos que gobiernan la Generalitat. No queremos pero nos obligan. Se acerca la hora de García Albiol o de Inés Arrimadas. Si canta mucho, siempre habrá alguien del PSC para poner la jeta. En Euskadi se intentó con Mayor Oreja. No salió, unas ilegalizaciones y Patxi López. La historia se repite. El espíritu de Ermua lo mismo te vale para un roto que para un descosido. Ya lo dijo aquel, "queremos españolizar a los niños catalanes". Y a los ingleses, como se descuiden.

"Donde un español no llega con la mano, llega con la punta de su espada". Un embajador español en la corte de Luis XIV

No hay respeto

Ser crítico de cine hoy tiene que ser desesperante. Este fin de semana he ido a ver tres películas de tres directores de renombre dentro del cine actual, tres historias que reunían los suficientes ingredientes como para pagar los 8 euros de la entrada: "Una canción de Nueva York", de Marc Webb, "El muñeco de nieve", de Tomas Alfredson, y "Mal genio", de Michel Hazanavizius. La primera es una comedia romántica más sosa que un pan sin sal que no consigue salvar ni el excelso Jeff Bridges en uno de los papeles más ridículos de su carrera. La segunda, un correcalles basado en una exitosa novela negra noruega que me hace temer que "Déjame entrar" estaba muy bien a pesar de Alfredson. "Mal genio", la que más me interesaba en un principio, me ha dejado un poso de tristeza por lo que podía haber sido, el documento de una época, París antes, durante y después de mayo del 68, encarnado en uno de los iconos culturales de aquellos años, el cineasta Jean Luc Godard, y la poca sustancia del resultado final. Hazanivizius, apoyado en el libro autobiográfico de la pareja de Godard de aquellos años Anne Wiazensky, "Un año ajetreado", opta por la caricatura, una constante en su cine, y nos muestra el lado más superfluo de un tiempo fascinante e irrepetible y de sus protagonistas. El director de "The artist" nos presenta una serie de personajes a cual más estúpido, solo se salvan las dos mujeres que interpretan las estupendas Stacey Martin y Bérénice Bejo, con un insufrible, ególatra, reaccionario, misógino y más idiota imposible Jean Luc Godard. "Un pobre hombre", como le define Wiazemsky/Martin cuando la fascinación hacia el personaje Godard se ha transformado en una infinita pereza. No sé si el director de "Al final de la escapada" es el genio incontestable que algunos dicen, lo que tengo claro es que no puede ser el imbécil que interpreta un paródico Louis Garrel en "Mal genio". Ya no se respeta nada.

"Y feliz de haber dicho, una vez más, la última palabra, se quedó dormido". Última frase del libro "Un año ajetreado", de Anne Wiazemsky

lunes, 16 de octubre de 2017

Asco


Lo primero, destacar la valentía de las actrices que han denunciado el acoso y abuso de uno de los más poderosos productores del cine norteamericano, una de esas personas que te encumbra o te arruina según su capricho. Ahora bien, "¿por qué a mi?", se preguntará Harvey Weinstein. Qué habré hecho yo mal, se cuestionará, para que un comportamiento habitual entre los mandamases de Hollywood, el aprovecharse de su estatus para  acosar y abusar de actrices y aspirantes, le haya convertido en un malvado de película. Se creyó intocable durante 20 años ante el silencio complice de la industria del cine. Ahora van a salir denuncias hasta debajo de las piedras. Lo que me temo es que solo en una dirección. Todos se rasgarán las vestiduras como si el de Weinstein fuera una excepción. Y no, él es uno más,  de una lista interminable de abusadores con pedigrí. En Hollywood y en la China. Y en España, como señalaba ayer Guillermo Toledo en las redes sociales. Como dijo Emma Thompson, "esto es parte de nuestro mundo, del mundo de las mujeres, desde tiempos inmemoriales". Un asco.

"Cuando eres famoso puedes hacer cualquier cosa, cogerlas por el coño, puedes hacer lo que quieras". Donald Trump

jueves, 12 de octubre de 2017

El discurso


Ayer en el Congreso, Mariano Rajoy no titubeo en ningún momento, ni nos divirtió con alguno de sus trabalenguas habituales. El discurso de ayer lo aprendió cuando era un chiquillo en su Pontevedra natal y los discursos a favor de la unidad de España son como andar en bicicleta, que nunca se olvidan. Eso sí, ha tenido que añadir alguna morcilla, actualizar  palabras rancias, leyes fundamentales del Movimiento Nacional, por otros términos más modernos, como Estado de Derecho y Constitución. Pero no nos engañemos, en el fondo es el mismo discurso de siempre, el de una unidad de destino en lo universal. Lo sé porque yo, como Mariano, estudié Formación del Espíritu Nacional. Por cierto, qué orgulloso estaría Morroputa, así llamábamos al profesor que nos daba la asignatura de FEN, del discurso de ayer de Albert Rivera. La España eterna tiene futuro. ¡El espíritu de Morroputa vive!