Seguidores

martes, 13 de septiembre de 2016

La edad


Llevo fatal lo de la edad. Tengo la amarga sensación de que cumplo de dos en dos. Soy un carcamal y las señales que lo confirman me llegan desde todos los ámbitos. Me informo de los candidatos a Lehendakari de los principales partidos y descubro con estupor que sólo Arnaldo Otegi me supera en edad. Y van los muy cabrones y lo inhabilitan! Y hoy, para rematarme, escucho una voz que sale desde mi televisor que me informa de que Luis de Guindos es más joven que yo. O yo más viejo. Qué necesidad había de añadir el dato de la edad en una información sobre la comparecencia de esta tarde del citado ministro en funciones? Disfrutan haciendo el mal...
"Sabes que te estás haciendo viejo cuando las velas cuestan más que la tarta". Bob Hope

domingo, 4 de septiembre de 2016

El Aventurero berria


Dispongo de esta imagen poderosa, hipnótica, de mi amigo El Aventurero y no encuentro las palabras adecuadas ante tanta belleza hercúlea. Un reto para cualquier poeta. Mejor guardar silencio...
viajesmorrocotudos.blogspot.com

jueves, 1 de septiembre de 2016

Inmortal


Me fui a punto de asaltar los cielos y vuelvo con Mariano Rajoy reconvertido en "el nuevo campechano". Ni rastro del "Luis, sé fuerte" ni de los sobres repletos de billetes. De la corrupción que todo lo anegaba a las loas a la retranca gallega en un plis plas. Creo que fue Ignatius Farray el que dijo que estábamos a un paso de tomar el palacio de invierno pero le dieron un programa de televisión a Bertín y todo se acabó. Mariano y Bertín, la España inmortal. Siempre nos quedará la última de Woody Allen.
"Franco es inmortal, como Bowie". Dana Gardeazabal, el día después de las últimas elecciones generales.

miércoles, 15 de junio de 2016

Volveré


La convalecencia va a ser más larga de lo previsto. Os cito para después del verano. Volveréis a saber de mí...

sábado, 4 de junio de 2016

Más mono


No me he muerto. Estoy convaleciente de unos retoques estéticos imprescindibles a mi edad. En breve, volveréis a saber de mí, igual de insustancial pero mucho más mono.

viernes, 6 de mayo de 2016

Turistas


Me duele decirlo pero Bilbao empieza a tener un tufo turístico que echa para atrás. A la profusión de franquicias absurdas y bares de pintxos anodinos hay que sumar hordas de turístas, en bicicleta y a pie, que hacen intransitables algunas zonas del Casco Viejo. Ayer, sin ir más lejos, la Plaza Nueva parecía la meta de una carrera ciclista para jubilados del norte de Europa. Parece evidente que la situación se nos está yendo de las manos. Lo que empezó teniendo cierta gracia -ver turista por Bilbao era algo impènsable no hace tanto- y daba color a la ciudad lleva camino de convertirse en una pesadilla para los nativos que lo único que queremos es poder dar una vuelta por el barrio sin que nos atropelle con su bici una sueca sorrosada y con tres txakolis de más. Los municipales deberían de ignorar la presencia de los vendedores ambulantes y prestar más atención al peligro que viene del norte. Un día va a pasar algo.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Estrellas


En la entrada de ayer mencioné a Alain Delon y Romy Schneider y hoy me pregunto quiénes son sus sustitutos en el cine europeo actual. Y no encuentro respuesta. Ya no hay estrellas como las de antes. Pienso también en Marcello Mastroianni, Claudia Cardinale, Brigitte Bardot, Catherine Deneuve, Sofía Loren, Jean Paul Belmondo o Vittorio Gassman. Surgen en mi memoria sin pensar, sin esfuerzo, siempre permanecerán en mi cabeza. Intento recordar una estrella del cine francés presente menor de 40 años y me resulta imposible. Alemán o italiano, ni te cuento. La cruda realidad se impone en todos los ámbitos y el cine no iba a ser una excepción. Las pantallas se llenan de hombres y mujeres sin carisma, anodinos, con los mismos problemas que tu vecino o compañero de trabajo. Recuerdo que Fernando Savater escribió sobre una de esas diosas inalcanzables del cine de su época joven y se la imaginaba en la ducha, o en la cama, con Errol Flynn o Clark Gable y nunca con él. Ahora te las imaginas a todas, y a todos, en un jacuzzi de esos horteras compartiendo burbujas con el más común de los mortales y te parece verosímil. Siempre a peor.