Seguidores

miércoles, 27 de mayo de 2015

Una pobre mujer


Si fuésemos buenos podríamos decir que Esperanza Aguirre es un personaje fascinante, en la línea de los grandes villanos que hemos conocido en el cine o la literatura, hombres y mujeres que a pesar de su maldad nos resultan más atractivos que sus antagonistas. Pero claro, no estamos en una película o una novela -y tampoco somos buenas personas- sino en la cruda realidad y ahí la figura de la señora Aguirre tiene muchas similitudes con el típico vecino loco que anida en toda comunidad, el que rompe los buzones, esparce la basura por la escalera o toca el timbre a horas intempestivas, siempre quejándose e incordiando al resto de sus tolerantes y conciliadores vecinos. No encuentro mejor símil para la mujer que ayer se erigió en salvadora de Occidente. Muy triste.

martes, 26 de mayo de 2015

Inmigrantes


De las elecciones en Euskadi me preocupa un dato: los alcaldes que han dado caña a los inmigrantes, o han tenido repercusión mediática por su política restrictiva con este colectivo, han sido refrendados mayoritariamente por sus vecinos. Claro que ellos no hablan de inmigrantes sino de manguis, palabras que nunca deberían aparecer en una misma frase. Puede que tengan razón y todo sea un malentendido. Lo que resulta peligroso es que una actitud tan irresponsable se convierta en tendencia -perdón por la palabra- y a otros gobernantes les de por tomar el mismo camino. Y es que como dice Manuela Carmena, "nadie garantiza que quien ostenta un cargo tenga dos dedos de frente". 

lunes, 25 de mayo de 2015

La gente


No sé qué me hizo ayer más feliz, si la jeta desesperada de Esperanza Aguirre, María Dolores de Cospedal o Rita Barberá o la cara de felicidad de Ada Colau, Manuela Carmena o Mónica Oltra. La derrota de la política como negocio o la victoria de quienes la utilizan para mejorar la vida de la gente. Doble satisfacción. Y un consejo a quienes están llamados a liderar el cambio político en Euskal Herria: los resultados de ayer -más PNV- deberían hacer reflexionar a la izquierda abertzale, más preocupada de los problemas de su gente que de los de la gente y así es imposible avanzar.

jueves, 21 de mayo de 2015

Las reflexiones de Ignatius


No me gustan los monologuistas al uso. Chistosos de despedida de soltero, lo que ahora se conoce como "el cuñao", a los que algunos desaprensivos denominan humoristas. Siempre hay una excepción y dentro de esa fauna siento debilidad por un tipo extraño, extremo, irreverente y procaz, Ignatius Farray. Os dejo con lo último que he encontrado de él, una serie de reflexiones sin desperdicio sobre la actualidad política. Amo a este hombre.

"Toni Cantó podría haber sido nuestro Kennedy". Ignatius Farray

miércoles, 20 de mayo de 2015

Majadera


Dicen que soy un gruñón, un cascarrabias, un quejica y no sé cuántas cosas más. Cómo estar feliz y contento cuando ayer me enteré que el próximo domingo igual es la última vez que vamos a poder votar libremente.  No pudo mirar para otro lado cuando "la libertad, la vida, la propiedad, el imperio de la ley y el orgullo de ser españoles" están en peligro. Si lo dice Esperanza Aguirre tiene que ser verdad. Lo habrá leído en el ABC. 

martes, 19 de mayo de 2015

De locos


Lo del cine no tiene remedio. Este mes solo se puede ir a una sala por militancia. Ni una película con un mínimo de interés. con dos o tres superproducciones que se adelantan a las que coparán los cines durante el verano y otras tantas películas menores que la situación penosa que vivimos hace que pasen por "películas de autor". Y lo digo yo, que soy menos exigente que un votante del PP. El futuro más próximo tampoco es como para echar cohetes, aunque se estrenarán algunos títulos con pedigrí: "Una paloma se posó en una rama (A reflexionar sobre la existencia)", de Roy Andersson, León de Oro en el Festival de Venecia 2014, la mexicana "Güeros", de Alonso Ruizpalacios, "Lazos de sangre", cine negro setentero de la mano de Guillaume Canet, o "Inside Out (Del revés), la nueva película de Pixar estrenada ayer en el Festival de Cannes. En Bilbao siempre nos quedará la excelente programación de la Zinemateka de la Alhóndiga, con el ciclo Centenario de Orson Welles hasta el próximo 4 de junio. Si la calidad brilla por su ausencia, el gran público ha desertado de las salas y la próxima vez que vayan al cine será cuando se estrene la continuación de "Ocho apellidos vascos". Es lo que hay. Ir a ver una película a una sala de cine lleva camino de convertirse en una excentricidad. En una cosa de locos.

lunes, 18 de mayo de 2015

Me echaron algo en la bebida


Quiero aprovechar esta tribuna para pedir perdón a todas aquellas personas que tuvieron la desgracia de cruzarse sonmigo el pasado sábado por la noche en el Kubrick de Bilbao. Yo no soy así. Algún desaprensivo me echó algo en la absenta. No entiendo cómo puede haber gente que disfrute haciendo daño a los demás.