Seguidores

jueves, 22 de febrero de 2018

Lo fantástico como excusa


Ayer me quedó clara una realidad que me negaba a asumir: Guillermo del Toro no tiene remedio. Al final, resulta que lo de recurrir a lo fantástico es la forma más aparente que ha encontrado el mexicano de esconder sus carencias y es que lo de "La forma del agua" es la mayor tomadura de pelo del cine contemporáneo. "Tres anuncios en las afueras" es un espanto, pero es tan tramposa que divierte, pero Del Toro ha perpetrado una de las películas más aburridas que recuerdo, con unos personajes con los que resulta imposible empatizar; unos malos de sonrojo; un hombre-pez que produce rechazo por anodino, por merluzo; una protagonista y una historia con ecos de Jean-Pierre Jeunet, un cineasta que me resulta desagradable. Todo me produce un inmenso rechazo, no por inverosímil, sino por tostón. Y lo del número musical debería estar penado con prisión permanente no revisable. Tenía que haber hecho como el hombre que me precedió en la cola del cine, que le preguntó a la taquillera "¿A cuál voy?". Desolador.

"La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos". Francisco de Goya

miércoles, 21 de febrero de 2018

Desde el máximo respeto a la libertad de expresión...


Hoy se inaugura Arco y leo en el periódico que a la organización no se le ha ocurrido nada mejor que retirar una de la obras que se iban a exponer, titulada "Presos políticos", porque entre las 24 fotografías que la conforman aparecen las de Oriol Junqueras, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. La organización de la feria internacional de arte ha emitido un comunicado que empieza así: "Desde el máximo respeto a la libertad de expresión...". Si éste es el máximo, no quiero ni imaginarme cómo sería desde el mínimo respeto a la libertad de expresión. Suerte ha tenido el autor de la citada obra, el artista madrileño Santiago Sierra, de que los responsables de Arco sean unos paladines de la libertad de expresión; le toca con unos cafres y... le retiran la obra. Al lado de esta noticia aparece otra que hace referencia  a la preocupación que ha suscitado en Bilbao la presencia de unos ultras del equipo ruso que mañana juega en San Mamés. Para ultras y peligrosos, los de Arco, digo yo...

"Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además, también lo son la mitad de los que no lo parecen". Francisco de Quevedo

El enigma del plato estrella que está fuera de carta


Fin de semana en Madrid: la comida. "Fuera de carta tenemos el plato estrella de la casa, noodles con atún fresco, hay gente que viene solo para comer este plato", nos dijo en varias ocasiones el atento camarero que nos atendió en el restaurante Toga, un coqueto local que fusiona la cocina asiática, italiana y argentina, situado en el corazón del Rastro madrileño, en la calle Juanelo, una cantinela que repetía en todas las mesas. Le miro a Eugenio y noto su nerviosismo. Por su parte, Adolfo se muestra inquieto, con ganas de decirlo, pero se reprime. "¿Qué tal el plato estrella, os gusta?", nos pregunta el amable hostelero. Eugenio respira hondo y coge el valor suficiente para hacer la maldita pregunta: "¿Por qué si es el plato estrella no lo metéis en la carta?". El tipo nos responde que es el plato estrella, que está fuera de carta, y que hay gente que cada 20 horas tiene que pasar por el restaurante para probarlo, que crea adicción. Nos sonríe como diciendo "no sé yo si se han enterado bien de nuestro plato estrella" y se va a atender a otra mesa a los que cuenta que "fuera de carta tenemos...". Por cierto, los noodles con atún fresco están de rechupete, como los demás platos que sí aparecen en la carta. Busco en TripAdvisor más información sobre el Toga y encuentro que en todas las opiniones se menciona al plato estrella que está fuera de carta. Junto a la plaza de Cascorro se esconde uno de los grandes enigmas de la cocina moderna. Hay otros mundos, pero están en éste...

"Nada podrá descubrir quien pretenda negar lo inexplicable. La realidad es un pozo de enigmas". Carmen Martín Gaite

martes, 20 de febrero de 2018

Todo por la patria


A ver, lo de los himnos. Es incomprensible que en pleno siglo XXI estemos dándole vueltas a un tema tan rancio. Bueno, sería incomprensible en un país normal. He leído por ahí que se le da eco a este tipo de cuestiones porque así no se habla de la corrupción. Y no, la corrupción es un tema superado, una lacra que a sus responsables no les supone un coste electoral excesivamente alto. Vivimos en un país donde a millones de personas les importa un carajo estar gobernadas por delincuentes, lo saben y ni miran para otro lado. Aquí y ahora, la honestidad no suma, la patria si. Y el himno es un síntoma más de la guerra que se vive en la derecha española por ser los campeones del nacionalismo más desaforado, de un proceso que empezó en Cataluña y que han comprobado que da buenos réditos electorales. Vivimos un disparate patriótico sin precedentes a la caza del voto ultra, que por lo que parece es muy numeroso. Lo triste es que el panorama que se avecina puede llevarnos en un futuro no muy lejano a añorar a M. Rajoy. Creíamos que lo habíamos visto todo y resulta que la historia no ha hecho más que empezar. Todo por la patria.

"Uno cree que muere por la patria y muere por los industriales". Anatole France

Fiesta con sorpresas


Ayer vi "The party", la nueva película de Sally Potter. También podía haber escrito que ayer ví "The party", el ajuste de cuentas de Sally Potter con sus amigos, el retrato de un fracaso, el de una burguesía ilustrada, una izquierda incapaz  de ver más allá de su ombligo. Como en "Perfectos desconocidos", varias parejas, y un tipo por libre, se reúnen a cenar en casa de la nueva ministra de Sanidad del Reino Unido para celebrar su nombramiento. Y como en la película de Alex de la Iglesia, la idílica premisa termina en un enredo de dimensiones cósmicas, un sindios en el que salen a relucir todas las miserias, los sueños incumplidos y el fracaso de una generación que pensó que iba a cambiar el mundo. Sally Potter se reúne de un grupo de actores y actrices superdotados, los encierra en un microcosmos claustrofóbico, y nos habla, en unos vibrantes y muy divertidos 70 minutos, de la sanidad pública, de la medicina alternativa, de la religión, del feminismo, de la verdad y de la mentira, del miedo al compromiso, del desencanto político y del capitalismo salvaje, una mirada desprejuiciada y ácida del presente británico. Una fotografía excepcional en blanco y negro, una banda sonora insuperable, clave en el devenir de la historia, y un giro final inesperado, convierten a "The party" en esa pequeña joya que cada cierto tiempo se asoma a la cartelera. Aunque no sirva para nada, es bueno que de vez en cuando alguien nos saque los colores.

"Era consciente, sobre todo, de que teníamos que recapacitar sobre lo que pasa cuando la gente pierde sus principios, sobre lo mal que pueden ir las cosas cuando pasa esto... Las cosas pueden ir fatal". Sally Potter

lunes, 19 de febrero de 2018

Pasarlo bien es agotador


Pasarlo bien es agotador, igual está sobrevalorado y no compensa. He pasado cuatro día en Madrid, con los amigotes, de juerga y ayer al llegar a casa se me saltaron las lágrimas. Por fín, me dije, la vuelta a la bendita rutina. a comer en casa y beber solo cuando tengo sed. Mi estancia empezó, de casualidad,  con un evento  de la Diputación de Bizkaia en el Círculo de Bellas Artes, acto organizado con el objetivo de dar a conocer nuestro territorio a las fuerzas vivas de la capital, acto en el que nos juntamos un centenar de vizcaínos y vizcaínas y algún que otro satélite. O bien a nadie le interesa Bizkaia, que lo dudo, o la organización fracasó a la hora de montar un sarao en condiciones. En resumen, vizcaínos hablando a vizcaínos sobre las bondades de Bizkaia. También, entre comida y comida, he tenido tiempo para ir al teatro. La obra se titula "Prófugas" y está protagonizada con mucha solvencia por cuatro actrices, entre ellas mi amiga Irene Bang, que está estupenda en su papel de antigua diva del teatro ingresada en un geriátrico, de donde planea fugarse junto a sus tres compañeras de habitación. A pesar de mi corta estancia, saqué tiempo para ver tres exposiciones muy interesantes, la primera en la Fundación ICO, en la calle Zorrilla, una muestra del trabajo del arquitecto y pintor Joaquín Váquero Palacios, todo un personaje, y las otras dos en Caixa Forum, una de Giorgio de Chirico y la otra de Andy Warhol. Estas dos últimas las recorrí en compañía de los conocidos hermanos Lasarte, Eugenio y Adolfo, mientras este último mostraba su pesimismo ante la situación del arte en estos momentos donde la censura está adquiriendo un protagonismo preocupante y lo decía sin tapujos: "Lo políticamente correcto va  a conseguir que la actual sea una generación perdida para el arte". ¿Se trata de algún experto?, os preguntaréis. No, es que cuando se aburre quiere que esa sensación sea generalizada. Y lo consigue. Mañana, más.

"Si el cine no es libre, ¿para qué hacer cine?". Adolfo Lasarte, porque se aburría

miércoles, 14 de febrero de 2018

Los amigos


Al final, ayer me disfracé de gnomo pero me quedé en casa, sin salir. El año que viene sin falta, a la calle disfrazado de enfermera sexy. Los cambios hay que hacerlos sin precipitarse, de forma pausada, no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad. Me vi con fuerza para disfrazarme, pero en la intimidad. No noté mucho el cambio, me lo pasé igual que si hubiera estado vestido de civil. Lo de ir los inviernos a Benidorm, otro de mis retos futuros, lo veo más atractivo. Tengo un amigo al que le encanta Benidorm. Estuvo hace unos 30 años, y yo con él, y siempre que oye la palabra Benidorm no puede evitar decirlo: "A mi me encanta Benidorm". A estas palabras le siguen siempre "no me importaría volver". Sí, estuvo hace 30 años, le encantó y no ha vuelto. Un personaje, mi amigo. Os hablé de él hace poco, cuando le acompañé a visitar un piso que pensaba comprar. También le encantó, pero los que no os acordáis de la historia os podéis imaginar el desenlace. Recuerdo también cómo durante una época mi amigo viajaba siempre con el depósito de gasolina del coche lleno, porque le habían dicho que era lo mejor para el buen mantenimiento del vehículo. Un día, de repente, descubro en un viaje que se estaba quedando sin gasolina, se lo dije y me contestó que había leído en alguna revista que el depósito mejor si está casi vacío. Quien tiene un amigo tiene...un amigo. Hay que quererlos.

"Son a los que usted puede llamar a las 4:00 a.m. los que realmente importan". Marlene Dietrich