Seguidores

lunes, 26 de junio de 2017

Una ciudad más habitable

Cuando expreso mi malestar por el ruido o por el turismo descontrolado en el Casco Viejo de Bilbao, la contestación más frecuente suele ser "ya lo sabías cuando fuiste a vivir allí", como si hablara de mi y no de la ciudad en la que vivo. Por supuesto que sabía donde me metía, y muy a gusto, por cierto, lo que no creo es que mi condición de vecino invalide mi opinión sobre el barrio y su problemática. Mis quejas pretenden reivindicar una ciudad más habitable, más humana, donde se escuche la voz de los vecinos y no solo primen los intereses económicos de los de siempre. Decir que es una barbaridad lo que se ha hecho con el Casco Viejo, atestado de bares y de franquicias, no es ir contra esa idea de Bilbao como ciudad de servicios y destino turístico, es simplemente resaltar una evidencia, la masificación y la pérdida de identidad del corazón de Bilbao, y visibilizar una situación que puede convertirse en un grave problema de convivencia. Un ejemplo, este fin de semana se ha celebrado una fiesta con motivo del día del Orgullo del 28 de junio, una fiesta que ha tenido en el Arenal uno de sus epicentros. Pues bien, a algún lumbreras le pareció que no era suficiente jarana y permitió que a menos de 50 metros se organizara otro evento multitudinario sobre "gentes del mundo" o algo así. ¿Por qué? Pido desde aquí a nuestros responsables municipales que se relajen, que dejen de pensar en cómo convertir Bilbao en una fiesta non stop y se vayan a la playa o a Artxanda a desconectar. Los que amamos Bilbao se lo agradeceríamos. Tanta paz lleven como dejen...

"Besos que vienen riendo, luego llorando se van, y en ellos se va la vida, que nunca más volverá". Miguel de Unamuno

viernes, 23 de junio de 2017

Una alegoría subnormal de España



Hoy llega a las salas una de las películas más esperadas, por mí, de este año. Se titula "Selfie" y cuenta las andanzas de Bosco, el hijo de un ministro acusado de corrupción, malversación de fondos públicos, blanqueo de capitales y otros delitos económicos. Expulsado de su chalet de La Moraleja, Bosco busca refugio en Lavapiés y pasa de asistir a los mítines de Esperanza Aguirre con su jersey al hombro a entrar en la sede de Podemos a pedir trabajo. Un falso documental que se enfrenta a un desafío mayúsculo, salir indemme del reto que supone hacer una broma sobre la broma macabra en la que se ha convertido la vida política española. "Selfie" es "una alegoría subnormal de España", según Víctor García León, que ha vuelto a rodar un largometraje 10 años después de "Sin pena ni gloria". Su paso triunfal por el Festival de Málaga y el indudable carisma de su protagonista, un hasta ahora desconocido Santiago Alverú, muy activo como Bosco en las redes sociales, han conseguido que una película modesta se estrene hoy en casi 100 salas. Siempre nos quedará la risa...

"La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa". Mark Twain

jueves, 22 de junio de 2017

Revolver las vidas cotidianas


Vuelve "Ajoblanco", la revista libertaria de referencia de la contracultura en los años 70 en el estado español. Tuvo una segunda vida a finales de los 80 y los 90 y ahora está de nuevo en los kioskos y librerías tras su desaparición hace 17 años. Impulsada de nuevo por uno de sus fundadores, junto con Luis Racionero, el escritor y periodista José Ribas, Ajoblanco vuelve con 50.000 mil ejemplares para "revolver las vidas cotidianas y dar visibilidad a iniciativas sociales y culturales que la prensa tradicional ignora". La primera etapa de Ajoblanco me pilló de pibe y fui uno de sus seguidores incondicionales en su resurgir en octubre de 1987, fecha en la que se publicó el primer ejemplar de esa nueva etapa. De entre todos los reportajes y artículos que se publicaron aquellos años recuerdo especialmente uno que escribió mi amigo Juan Carlos Salaverri titulado "Bilbao, ¿se mueve o se muere?", un texto que 25 años después mantiene su vigencia. El nuevo Ajoblanco se ha puesto en marcha gracias a un "crowfinding", tiene periodicidad cuatrimestral y no contiene publicidad. Ya puedes comprar el número de verano, a 7 euros, y apoyar esta nueva locura de ese agitador de conciencias que es Pepe Ribas: "Sin utopías no es posible avanzar".

"La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas...". Jack Kerouak, "En el camino" (1957)

miércoles, 21 de junio de 2017

Turismofobia

Ayer, una amiga que tiene un bar en la Plaza Nueva de Bilbao se encontró en internet un comentario de un tipo indignado porque en su bar tiene cartas de pintxos y vinos en inglés y francés. "Ya vendrá el invierno...", amenazaba en su comentario el susodicho. Mi amiga le contestó con argumentos irrefutables, como que también tiene cartas en euskera y castellano. Le comenté que no merece la pena enredarse en discusiones estériles y que en la actualidad lo normal es encontrarse con ese tipo de comentarios peregrinos. Se empieza a vislumbrar una tendencia peligrosa respecto al turismo, dos bandos irreconciliables, los que viven de él y los que lo "padecen". Somos muy viscerales con temas que requieren de una información previa y una posterior reflexión para tomar las medidas más adecuadas. A mi los turistas me resultan simpáticos, entre otras cosas porque en breve me voy a ir a otro país, a una de las ciudades más visitadas de Europa, y no quiero que allí me vean con ojos inquisidores. En Bilbao, el mayor problema es la saturación de su casco antiguo, muy pequeño para acoger a tantos visitantes. Trasladar algunos eventos a otras zonas de la ciudad e intentar que el Casco Viejo no pierda su esencia, parece prioritario. Qué modelo de ciudad queremos, es la pregunta a la que deberían responder los responsables municipales. Ya están tardando...

"Cuando viajas, recuerda que los países extranjeros no están diseñados para que te sientas cómodo. Están diseñados para que su propia gente se sienta cómoda". Clifton Fadiman

martes, 20 de junio de 2017

El turismo es un gran invento

"Cierran una ferretería y abren una tienda de máscaras, cuando ya hay cientos de tiendas de máscaras", se quejaba una señora en un reportaje de televisión sobre el impacto negativo del turismo en la vida diaria de los venecianos. Como en Venecia, en Barcelona la situación es insostenible y muchos de los vecinos, las clases más populares de las zonas más emblemáticas de la ciudad, han tenido que abandonar sus casas debido a la reconversión de esos pisos en alquileres turísticos. Según un estudio de la Universidad de Barcelona, "la ciudad expulsa a sus habitantes y los visitantes ocupan el espacio que antes ocupaban los barceloneses, en los edificios, en los espacios públicos, en el comercio...". Ya sé que lo expuesto anteriormente es de manual, pero a veces conviene recordar lo obvio, que parece que se nos suele olvidar. Todos tenemos  amigos o familiares que han visto en el turismo una manera de ganar dinero fácil con el mínimo esfuerzo. En mi edificio, para qué ir más lejos, comparto últimamente ascensor con personas de diversa procedencia, la mayoría europeos de aspecto acomodado. Que yo sepa no hay ninguna pensión en el edificio. No hace mucho, el alcalde de Venecia recordaba a sus vecinos que son ellos los que alquilan sus casas a los turistas y que, por lo tanto, también son responsables del caos que se vive en la ciudad. Siempre nos quejamos de los responsables políticos e igual hay que empezar a mirarse al espejo. Aunque no nos guste lo que vemos...

"Si fuera cierto que el viajar enseña, los revisores de billetes serían los hombres más sabios del mundo". Santiago Rusiñol i Prats

lunes, 19 de junio de 2017

La Suiza de la península


"No te quejes de que lleven eventos a Bilbao la Vieja, Marzana y San Francisco, así no nos los ponen debajo de casa", me comentó el otro día una amigo y vecino del Casco Viejo de Bilbao. Y añadió: "Todos los días tengo a alguien metiendo ruido cerca de casa, siempre hay una excusa, que si mercados, procesiones, obras, gente fuera de los bares gritando como si no hubiera un mañana, manifestaciones o celebraciones varias". Vivimos rodeados de un ruido ensordecedor y nos hemos acostumbrado a que sea lo normal. Somos un país, el vasco, que antepone la fiesta al descanso de la gente, una característica común con otros pueblos de los que renegamos habitualmente y con los que nos une más de lo que creemos. Una situación que me recuerda a una frase del humorista Quequé sobre Jordi Pujol: "Para no querer ser españoles, los Pujol roban como si lo fueran".  Y la segunda quincena de agosto, coincidiendo con la Aste Nagusia, me tendré que ir de casa en busca de descanso y tranquilidad. Vivir en algunas zonas de Bilbao debería desgravar. La Suiza de la península, dicen...

"Pensar contra la corriente del tiempo es heroico; decirlo, una locura". Eugène Ionesco

viernes, 16 de junio de 2017

Coherencia


Algunas personas se  empeñan en ser coherentes todo el rato. Y no se puede. Ser hijo de puta sí, se es para siempre. Coherente, no, solo a ratos.  Me dice una amiga que prefiere estar sola antes que mantener una relación sentimental típica. Dice que la mayoría de las relaciones de pareja que conoce se sostienen no por el amor y el deseo sino por otras realidades. ¿Y?, le digo, la vida no es un examen continuo y a veces hay que echar mano de esa normalidad que repudiamos y aprovecharnos de ella. La teoría está muy bien como punto de partida y luego hay que saltársela de vez en cuando para poder avanzar. Por ejemplo, el cine ya nunca va a ser lo que fue, lo que no me impide disfrutar de algunas películas actuales. ¿Qué he tenido que bajar el listón? Por supuesto, y lo coherente por mi parte sería decir que todo el cine que se hace ahora es ridículo, pero ¿para qué si me lleva a una insatisfacción permanente? Mi amiga me dice que sí y después de una larga conversación volvemos al principio y cada uno seguimos en la misma posición. Ella no quiere ser una impostora, me dice, y yo reivindico la impostura como única forma de supervivencia. Dos anormales, uno coherente y el otro, no.

"En un bosque se bifurcaron dos caminos, y yo... Yo tomé el menos transitado. Esto marcó toda la diferencia". Robert Frost