Seguidores

viernes, 24 de octubre de 2014

Subidón


Leer a Bukowski hace que me venga arriba. Me reconforta y me alegra la existencia. Pocas novelas me pueden producir el subidón que tengo con la lectura de "Hollywood" o las andanzas de Chinaski -el álte ego del escritor- por la meca del cine durante la preparación y el rodaje de "Barfly", película basada en un guión suyo y dirigida por Barbet Schroeder, con Mickey Rourke y Faye Dunaway de protagonistas. Por aquí se estrenó con el título de "El borracho". Bukowski disecciona con humor, y sin piedad, a la fauna del cine, un grupo de lunáticos que encontraban financiación para llevar adelante sus proyectos, por muy peregrinos que fueran. Eran tal la locura de aquellos años. mediados de los 80, que hasta un tipo como Bukovski podía formar parte del clan. 

jueves, 23 de octubre de 2014

Lasa & Zabala


Pensaba que la película "Lasa eta Zabala" iba a ser un acontecimiento en Euskadi. Creía que la guerra sucia contra ETA podía ser un buen reclamo para los espectadores vascos. Y resulta que no es así, aunque tampoco la respuesta del público ha sido tan desastrosa como repiten algunos medios de comunicación. Fuera de nuestras tierras ya se sabía que el tema de ETA, tal y como se ha comentado en numerosas ocasiones, es veneno para la taquilla. Pues parece ser que entre nosotros tampoco es un asunto que despierte pasiones. Cada día es más evidente que cuestiones trascendentales según los medios y la clase política le resultan ajenas a los ciudadanos. Si nos guiamos por las redes sociales parece que la revolución está ahí, a la vuelta de la esquina. Y me da que no, que simplemente es que se repiten hasta la saciedad mensajes minoritarios hasta convertirlos en mayoritarios. Tiene más de propaganda que de información. O igual no y el que una película con indudable calado político no interese no se debe al hastío de los ciudadanos por la militancia política y sí a otras razones que yo desconozco. Lo que digo es que a mi me ha sorprendido el escaso eco de "Lasa eta Zabala" en Euskadi. En fin.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Catalanes


Pues a mi los catalanes me dan pena. Después de conocer la avaricia desmedida del clan Pujol, y alrededores, y oír el domingo en Salvados al líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, pienso en Cataluña y me pongo triste. Y es que vaya dirigentes que se gastan por aquellas tierras. Siempre los había tenido por una sociedad avanzada, cosmopolita y europea y nos encontramos que sus principales valedores o son unos chorizos o unos garrulos que rozan el autismo. El mundo feliz que preconizan los partidarios de la independencia seguro que ha hecho que muchos catalanes se lo piensen dos veces en caso de celebrarse un referéndum. Hay que ser muy limitado para creerse  el país de color de rosa que pintó el que está llamado a ser el próximo presidente de la Generalitat. Lo que sabemos es que la Cataluña oficial tiene unas fuerzas de orden público francamente mejorables, una televisión que, como todas las televisiones públicas de este país, está al servicio del que manda y que ofrece una visión sesgada de la realidad y unos dirigentes voraces con el dinero de todos los ciudadanos y con tendencia desmedida a recortar en servicios públicos. Por no hablar de esa Barcelona turística que se han inventado, donde vivir se ha convertido en una tarea de héroes. Y quieren que nos creamos, o que se crean los catalanes, que ellos no tienen ninguna culpa. Yo defiendo el derecho de autodeterminación del pueblo catalán. Pero también me gustaría más seriedad a la hora de tratar un tema tan trascendental. Argumentos con fundamento, por favor.

martes, 21 de octubre de 2014

Buenas películas


Hace una semana escribí que la cartelera languidecía y aquí estoy de nuevo para asegurar lo contrario. Hay que ver "La isla mínima", "Magical Girl", "Perdida", "Relatos salvajes", "Boyhood: momentos de una vida", "La entrega", "El hombre más buscado", "La desaparición de Eleanor Rigby"... O las dos producciones vascas que están ya en las salas, "Lasa eta Zabala" y "A escondidas", películas irregulares pero con puntos de interés. Y si quieres pasar por culto todavía están en la cartelera las películas ganadoras en Berlín y Cannes, "Black Coal" y "Sueño de invierno" respectivamente. Cine de autor, para que puedas comentar a la salida con la pareja. Eso si no te ha visto quedarte dormido a la media hora. Niégalo y di que estabas pensando sobre lo que habías visto y que no podías esperar al final. Mentir aunque te vean.

lunes, 20 de octubre de 2014

Años


El sábado tuve una charla seria con mi pareja. Bueno, un amago, duro poco. Me puse solemne y le dije que "con 55 años me ha llegado la hora de tomar decisiones...". No me dejó terminar la frase. "¿Qué tienes 55 años?", me soltó así como que no quiere la cosa. "¡Qué decepción!", concluyó. Y llevamos juntos unos cuantos años. No era el día.

viernes, 17 de octubre de 2014

La guerra sucia


A mediados de octubre, con calor y viento sur, algunos debemos buscar un refugio seguro. El cine, por ejemplo. Hoy se estrenan tres películas con varios puntos de interés: la impactante "Relatos salvajes", la sorprendente "Magical girl" y "Lasa eta Zabala", que ni impacta ni sorprende, aunque si emociona y entretiene. El mayor lastre de la película de Pablo Malo es que está hecha con demasiadas precauciones, buscando un consenso imposible y que nadie se sienta agraviado. La historia del secuestro, tortura y asesinato de los dos jóvenes que dan título a la película es un relato lo más fiel posible al sumario del caso, uno de los episodios más sangrientos de la guerra sucia contra ETA. Un reparto irregular tampoco ayuda al resultado final de una película que parece más obra del productor que del director. Esperemos que solo sea el principio de una serie de producciones que cuenten nuestra historia reciente desde diferentes puntos de vista. Mientras veía "Lasa eta Zabala" pensaba en lo que un Enrique Urbizu, o el Alberto Rodríguez de "La isla mínima", hubiera hecho con una material tan explosivo. 

jueves, 16 de octubre de 2014

Silencio, por favor


No abrir la boca es la clave para parecer inteligente. Mientras guardas silencio puedes dar el pego, pero es hablar y disipar las dudas. Ayer me pasó con el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, un tipo joven, discreto pero sobradamente preparado, el típico buen chico. Hasta que se ha soltado la melena y ha sacado a relucir el cenutrio que lleva dentro. Ahora anda enfrascado en desenmascarar a los inmigrantes que han llegado a Euskadi para vivir del cuento, una banda de vagos y jetas. Pero no nos preocupemos que el tal Maroto dijo ayer en una entrevista en La Sexta que se acabó y que los maleantes ya pueden ir haciendo la maleta. Gente peligrosa, lo digo por el alcalde de Vitoria, que no duda en enredar con un tema tan sensible por conseguir un puñado de votos. Silencio, por favor.